Copias sin limite

Tráfico y Seguridad Vial

por Cano Campos, Tomás

Artículo
ISSN: 1696-9650
Madrid Iustel 2009
Ver otros artículos del mismo número: 20

La forma de Ordenanza (y por tanto la competencia del Pleno) que debe revestir el ejercicio de las potestades normativas de los Municipios en materia de tráfico, como en cualquier otra, es clara e indudable, por lo que debe ser descartada la posibilidad de que los Alcaldes dicten con carácter general -salvo el supuesto previsto en el art. 21.1.j) LBRL- bandos en la materia. A finales de los ochenta algunos de tales Bandos –como el de Madrid- fueron anulados por tal motivo. Tampoco cabe que se establezcan o amplíen zonas de estacionamiento limitado o de tráfico peatonal con dichos instrumentos normativos o con otros diversos a las ordenanzas como los Decretos o Resoluciones de los concejales competentes en la materia, ni, por consiguiente, que la Ordenanza delegue en otros órganos el establecimiento o ampliación de tales zonas [...]

Tabla de Contenidos

1. La necesidad de Ordenanza para ampliar la zona de estacionamiento limitado
2. La derogación de una Ordenanza de circulación determina la pérdida del objeto del proceso aunque la nueva reproduzca algunos de los preceptos previamente impugnados
3. Tipificación indirecta o por remisión en las Ordenanzas de circulación
4. El incumplimiento del titular del vehículo del deber de identificar al conductor infractor
5. El problema del domicilio de las notificaciones: notificación edictal y derecho de defensa
6. Plazo de caducidad del procedimiento administrativo sancionador


  • Formato: PDF
  • Tamaño: 114 Kb.

Agregar valoración

Para este apartado es necesario identificarse mediante la opción "Acceso" en el menú superior

La forma de Ordenanza (y por tanto la competencia del Pleno) que debe revestir el ejercicio de las potestades normativas de los Municipios en materia de tráfico, como en cualquier otra, es clara e indudable, por lo que debe ser descartada la posibilidad de que los Alcaldes dicten con carácter general -salvo el supuesto previsto en el art. 21.1.j) LBRL- bandos en la materia. A finales de los ochenta algunos de tales Bandos –como el de Madrid- fueron anulados por tal motivo. Tampoco cabe que se establezcan o amplíen zonas de estacionamiento limitado o de tráfico peatonal con dichos instrumentos normativos o con otros diversos a las ordenanzas como los Decretos o Resoluciones de los concejales competentes en la materia, ni, por consiguiente, que la Ordenanza delegue en otros órganos el establecimiento o ampliación de tales zonas [...]

Tabla de Contenidos

1. La necesidad de Ordenanza para ampliar la zona de estacionamiento limitado
2. La derogación de una Ordenanza de circulación determina la pérdida del objeto del proceso aunque la nueva reproduzca algunos de los preceptos previamente impugnados
3. Tipificación indirecta o por remisión en las Ordenanzas de circulación
4. El incumplimiento del titular del vehículo del deber de identificar al conductor infractor
5. El problema del domicilio de las notificaciones: notificación edictal y derecho de defensa
6. Plazo de caducidad del procedimiento administrativo sancionador


  • Formato: PDF
  • Tamaño: 114 Kb.
  • Lectura offline protegida
  • Lectura online

Agregar valoración

Para este apartado es necesario identificarse mediante la opción "Acceso" en el menú superior
  • Español

Otros usuarios también leyeron