1 de 1 copias disponibles

Los principios del proceso romano ilustrados con algunas instituciones

por Guzmán Brito, Alejandro

Artículo
ISSN: 1697-3046
Madrid Iustel 2004
Ver otros artículos del mismo número: 1

La moderna doctrina procesal ha decantado un conjunto de los que se llaman “principios procesales” y que no podemos dejar de interpretar como principios del derecho, más no generales, sino particulares de la rama procesal, aunque universalmente aplicables a toda ella, porque ya se sabe que si bien nos hemos acostumbrado a hablar de principios generales del derecho, como un género único, en realidad los que existen son unos principios del derecho de generalidad variable, pues los hay aplicables bien a todo el derecho, como el de no ir en contra de los hechos propios o el de buena fe; bien a ciertas ramas del derecho, como el principio in dubio pro reo, propio del derecho penal; bien a cierta parte de cierta rama del derecho, como el de igualdad de los acreedores, específico del derecho concursal. En todos los casos se trata de principios, y no de normas propiamente tales, porque informan una variedad de instituciones, a veces diferentes entre sí, y porque funcionan para juzgar indistintamente conductas e instituciones, mientras que las normas no informan sino que organizan las instituciones, y solo funcionan para juzgar las conductas. Debido a su carácter informador o inspirador de una variedad, tienen que ser generales, pero ya hemos hecho ver que su generalidad es variable. Así, pues, los principios procesales, son principios jurídicos que informan, o deben informar al proceso; pero son propios del proceso y no generales de todo el derecho, aunque en algún caso constituyan deducción particular de un principio más general aplicable, por ende, a sectores más amplios [...]

Tabla de Contenidos

I. Introducción
II. El principio de contradictorio, de igualdad o de bilateralidad de la instancia o de la audiencia
III. El principio de disposición o dispositivo
IV. Los principios de economía y de concentración
V. Los principios de inmediación y oralidad
VI. El principio de probidad
VII. El principio de publicidad
VIII. El principio de gratuidad
IX. Los principios de preclusión y de inmutabilidad
X. El principio de inexcusabilidad
XI. Conclusión


  • Formato: PDF
  • Tamaño: 81 Kb.

Agregar valoración

Para este apartado es necesario identificarse mediante la opción "Acceso" en el menú superior

La moderna doctrina procesal ha decantado un conjunto de los que se llaman “principios procesales” y que no podemos dejar de interpretar como principios del derecho, más no generales, sino particulares de la rama procesal, aunque universalmente aplicables a toda ella, porque ya se sabe que si bien nos hemos acostumbrado a hablar de principios generales del derecho, como un género único, en realidad los que existen son unos principios del derecho de generalidad variable, pues los hay aplicables bien a todo el derecho, como el de no ir en contra de los hechos propios o el de buena fe; bien a ciertas ramas del derecho, como el principio in dubio pro reo, propio del derecho penal; bien a cierta parte de cierta rama del derecho, como el de igualdad de los acreedores, específico del derecho concursal. En todos los casos se trata de principios, y no de normas propiamente tales, porque informan una variedad de instituciones, a veces diferentes entre sí, y porque funcionan para juzgar indistintamente conductas e instituciones, mientras que las normas no informan sino que organizan las instituciones, y solo funcionan para juzgar las conductas. Debido a su carácter informador o inspirador de una variedad, tienen que ser generales, pero ya hemos hecho ver que su generalidad es variable. Así, pues, los principios procesales, son principios jurídicos que informan, o deben informar al proceso; pero son propios del proceso y no generales de todo el derecho, aunque en algún caso constituyan deducción particular de un principio más general aplicable, por ende, a sectores más amplios [...]

Tabla de Contenidos

I. Introducción
II. El principio de contradictorio, de igualdad o de bilateralidad de la instancia o de la audiencia
III. El principio de disposición o dispositivo
IV. Los principios de economía y de concentración
V. Los principios de inmediación y oralidad
VI. El principio de probidad
VII. El principio de publicidad
VIII. El principio de gratuidad
IX. Los principios de preclusión y de inmutabilidad
X. El principio de inexcusabilidad
XI. Conclusión


  • Formato: PDF
  • Tamaño: 81 Kb.
  • Lectura offline protegida
  • Lectura online

Agregar valoración

Para este apartado es necesario identificarse mediante la opción "Acceso" en el menú superior
  • Español