Copias sin limite

Administrado y Administración. Administración y administrado. Un abecedario incompleto de reformas administrativas para convertirle en ciudadano

por Soriano García, José Eugenio

Artículo
ISSN: 2695-5407
Ver otros artículos del mismo número: Número especial 99-100. Mayo-Diciembre 2014

Hora es de modificar aspectos de la Ley de Procedimiento que de garantías al administrado se han convertido en privilegios de la Administración, prerrogativas tanto manifiestas como ocultas, que invariablemente se traducen en desprestigio de la acción pública al imponer al ciudadano resignación y rechazo en definitiva. Desde elementales aspectos como declarar inhábiles los sábados, hasta permitir que el acceso electrónico de los ciudadanos incluyan también los recursos administrativos, aparecen, entre muchos otros, como aspectos habituales del iter procedimental al que nos hemos venido acostumbrando sin apenas rechazo por ese mismo motivo de la fuerza de la inercia. Una Administración moderna es la que no tiene que abusar de privilegios obsoletos, y que es capaz de aunar la ejecutividad de sus actos con la razón y no con la pura fuerza o desidia. De ahí que se proponga un catálogo —necesariamente inacabado— de acciones que permitan reequilibrar el campo de juego y convertir el procedimiento administrativo en una genuina fórmula de lograr que cada acto sea causa del siguiente y consecuencia del anterior pero sin introducir falsos engarces basados en privilegios. Y esta reforma puede hacerse a coste cero, esto es, no costaría nada realizar esta reforma y los Presupuestos Públicos quedarían intactos; lo cual significa que es, resueltamente, una reforma para tiempos de crisis, basada en la transparencia, abatimiento de privilegios y logro de un reequilibrio que recupere para el administrado su condición de ciudadano.

Tabla de Contenidos

I. Palabras introductorias.
II. Aspectos a modificar para una mejora en la relación con el ciudadano.


  • Formato: PDF
  • Tamaño: 161 Kb.

Agregar valoración

Para este apartado es necesario identificarse mediante la opción "Acceso" en el menú superior

Hora es de modificar aspectos de la Ley de Procedimiento que de garantías al administrado se han convertido en privilegios de la Administración, prerrogativas tanto manifiestas como ocultas, que invariablemente se traducen en desprestigio de la acción pública al imponer al ciudadano resignación y rechazo en definitiva. Desde elementales aspectos como declarar inhábiles los sábados, hasta permitir que el acceso electrónico de los ciudadanos incluyan también los recursos administrativos, aparecen, entre muchos otros, como aspectos habituales del iter procedimental al que nos hemos venido acostumbrando sin apenas rechazo por ese mismo motivo de la fuerza de la inercia. Una Administración moderna es la que no tiene que abusar de privilegios obsoletos, y que es capaz de aunar la ejecutividad de sus actos con la razón y no con la pura fuerza o desidia. De ahí que se proponga un catálogo —necesariamente inacabado— de acciones que permitan reequilibrar el campo de juego y convertir el procedimiento administrativo en una genuina fórmula de lograr que cada acto sea causa del siguiente y consecuencia del anterior pero sin introducir falsos engarces basados en privilegios. Y esta reforma puede hacerse a coste cero, esto es, no costaría nada realizar esta reforma y los Presupuestos Públicos quedarían intactos; lo cual significa que es, resueltamente, una reforma para tiempos de crisis, basada en la transparencia, abatimiento de privilegios y logro de un reequilibrio que recupere para el administrado su condición de ciudadano.

Tabla de Contenidos

I. Palabras introductorias.
II. Aspectos a modificar para una mejora en la relación con el ciudadano.


  • Formato: PDF
  • Tamaño: 161 Kb.
  • Lectura online

Agregar valoración

Para este apartado es necesario identificarse mediante la opción "Acceso" en el menú superior
  • Desconocido