La atención consciente, ¿es una opción?

por Segura Campoy, María Salut

Artículo
ISSN: 2340-9754
Madrid Revista de Mediación 2017
Ver revista: Revista de Mediación
Ver otros artículos del mismo número: Volumen 10 – 2017, Nº. 1

El desarrollo y la práctica de la atención consciente (mindfulness) es algo que sin duda concierne a los profesionales de la mediación, fundamentalmente por dos motivos. En primer lugar, les presenta una técnica meditativa que aporta muchos beneficios al desarrollo de la mediación, como por ejemplo ecuanimidad, ausencia de juicios y presencia. En segundo lugar, les dota de una herramienta –sencilla, adecuada y muy potente– para gestionar las emociones propias y las de los mediados a lo largo de todo el proceso, dado que a menudo ellas son un elemento clave en el mantenimiento del conflicto. No obstante, ¿es algo que sea simplemente deseable para quien conduce la mediación? ¿Podemos permitirnos dirigir una mediación sin haber conseguido antes un cierto grado de empatía, lucidez y silencio interior? Cuando tenemos en cuenta las características y las dificultades propias de los procesos de mediación, nos damos cuenta de que quizás sólo pueden ser atendidas plenamente a partir de la práctica de la atención consciente.



Agregar valoración

Para este apartado es necesario identificarse mediante la opción "Acceso" en el menú superior

El desarrollo y la práctica de la atención consciente (mindfulness) es algo que sin duda concierne a los profesionales de la mediación, fundamentalmente por dos motivos. En primer lugar, les presenta una técnica meditativa que aporta muchos beneficios al desarrollo de la mediación, como por ejemplo ecuanimidad, ausencia de juicios y presencia. En segundo lugar, les dota de una herramienta –sencilla, adecuada y muy potente– para gestionar las emociones propias y las de los mediados a lo largo de todo el proceso, dado que a menudo ellas son un elemento clave en el mantenimiento del conflicto. No obstante, ¿es algo que sea simplemente deseable para quien conduce la mediación? ¿Podemos permitirnos dirigir una mediación sin haber conseguido antes un cierto grado de empatía, lucidez y silencio interior? Cuando tenemos en cuenta las características y las dificultades propias de los procesos de mediación, nos damos cuenta de que quizás sólo pueden ser atendidas plenamente a partir de la práctica de la atención consciente.


Agregar valoración

Para este apartado es necesario identificarse mediante la opción "Acceso" en el menú superior
  • Desconocido